Skip to content Skip to left sidebar Skip to footer

Consejos generales

Protección de los menores

Algunos consejos sencillos:

  • Enseñe a sus hijos a conocer su propio nombre, apellido, domicilio y teléfono.
  • Sus hijos deben saber siempre que, en caso de extravío, lo mejor es quedarse parados. Sus padres o familiares, al percatarse de la ausencia, volverán sobre sus pasos.
  • Explíqueles a quien dirigirse en caso de peligro, tanto si están en la calle como si se encuentran en casa.
  • Conozca las amistades y compañías de sus hijos.
  • Que no abran la puerta de casa cuando estén solos.
  • Explíqueles que rechacen siempre la invitación de desconocidos a subir en un automóvil o acompañarles con cualquier pretexto.
  • Que no acepten golosinas, caramelos, tabaco, etc., que pueda ofrecerles cualquier persona no conocida.
  • Preste mucha atención a cualquier relato que le haga su hijo. Por ejemplo: sobre una persona que ha tratado de acariciarle, de regalarle algo, etc. Dígale que jamás debe mantener estas relaciones en secreto, aunque se lo pidan esas personas.
  • Ante cualquier situación anómala o extraña, no dude en ponerse en contacto con la Policía.
     

Actuación ante una llamada simulando un secuestro

La exposición en Internet y en las Redes Sociales conlleva riesgos relacionados con la seguridad. Desde el Ayuntamiento se recomienda evitar o restringir al máximo fotos, datos personales o información sobre nuestras actividades.

Por este motivo, con la colaboración de la Policía Local y Guardia Civil, así como de instituciones especializadas, desde el Ayuntamiento se realizan cada curso actividades de sensibilización y prevención en el uso responsable de Internet y las RRSS.

  • Si se diera el caso, es importante no bloquearse, mantener la calma, para que la situación no nos supere, actuar con la cabeza fría, y no permitir, en la medida de lo posible, que el interlocutor se adueñe del escenario.
  • Cortar la comunicación lo más rápido posible para no dar más pistas, y proporcionar más datos que faciliten situarnos en el ambiente de emergencia que nos presentan.
  • Es importante ganar tiempo. Si atendemos la llamada, tomar nota de todo lo que nos van comunicando, y hablar, en su caso, únicamente para negar las afirmaciones, dejándoles caer que es un equívoco o error. Hacer saber al interlocutor que vamos a informar a la policía lo antes posible.
  • Localizar y comprobar rápidamente al supuesto secuestrado o amenazado, para verificar que se encuentra en perfecto estado.
  • Avisar a las fuerzas y cuerpos de seguridad e interponer una denuncia dando cuenta de los hechos, y en la que haga constar el máximo de datos útiles para la investigación.
  • Y sobre todo, no hacer aportaciones dinerarias, por cualquier medio o soporte, a interlocutores desconocidos.

Actuación ante una Emergencia

¿Qué hacer?

  • Lo más importante es conservar la calma. En ocasiones, la histeria colectiva ha provocado más daño que el que hubiera podido ocasionar el suceso. Recuerde que una actitud de serenidad puede, incluso, salvarle la vida.
  • Avise siempre al 112.
  • En su hogar, tenga especial cuidado con el gas. Ante la menor sospecha de un escape, abra puertas y ventanas y jamás encienda una cerilla o accione el interruptor de la luz. Corte rápidamente el suministro de gas y avise a la empresa suministradora.
  • Si se incendia el edificio donde usted se encuentra, no se precipite. Localice las salidas de emergencia; respire a través de un pañuelo húmedo; avance hacia la salida lo más agachado posible; jamás utilice los ascensores. Siga, en todo caso las indicaciones de los Bomberos y/o Servicios de Emergencias.
  • En caso de no poder abandonar el edificio por el fuego o el humo, encerrarse en una habitación, tapar la ranuras de las puertas con trapos preferiblemente mojados para evitar la entrada de humo y siempre hacerse ver por alguna ventana.
     

Consejos Seguridad en el domicilio/comercio o negocio

Antes de irse…

  • Al salir de su domicilio, asegúrese de que las puertas y ventanas quedan perfectamente cerradas. Preste especial atención a los accesos situados en patios o puertas traseras ya que, habitualmente, son zonas más desprotegidas al encontrarse más ocultas.
  • Siempre que salga, cierrela puerta con llave.
  • Si pierde las llaves o reside en una vivienda anteriormente ocupada por otros inquilinos, cambie las cerraduras.
  • Realice un inventario de los objetos de valor, relacionando números de serie o fabricación, u otras marcas que permitan su identificación. Incluya fotografías.
  • Procure no dejar documentos con su firma cerca de sus talonarios de cheques. Evitará posibles falsificaciones.
  • No informe a desconocidos de sus planes de vacaciones. Cuide no dejar abundancia de correo en su buzón. Encomiende la retirada del correo a una persona de su confianza.
  • Procure que su vivienda aparente estar habitada: no baje del todo las persianas, instale un reloj programable que ilumine la casa por habitaciones en horarios distintos.
  • Si es propietario de un negocio o comercio:
    • Mantenga su sistema de alarma en óptimas condiciones.
    • Evite dejar en el establecimiento cantidades importantes de dinero.
    • Procure estar acompañado al cierre y apertura del negocio.
    • Revise que todas las puertas y ventanas quedan bien cerradas.
    • Ante cualquier situación que pueda afectar a su seguridad, llame a la Policía Local.
    • Si observa algún acto delictivo, avise de inmediato a la Policía Local.
    • En la calle, su mejor defensa es evitar situaciones de peligro. Utilice el sentido común. Transmita una actitud confiada mediante su forma de andar y comportarse. Esto influirá al delincuente a la hora de elegir su víctima. Fíese de su intuición.
    • No tome atajos por calles poco transitadas, subterráneos o zonas no edificadas. Es preferible un camino más largo, pero mejor iluminado o poblado.
    • Evite portar joyas, o vístalas disimuladas bajo la ropa.
    • Lleve encima las llaves y el monedero. En caso de sustracción del bolso, no perderá las llaves y se ahorrará el cambio de cerraduras.
    • En caso de robo, grite aunque en apariencia no pueda oírle nadie, y busque la forma de escapar.
    • Si le roban, no salga en persecución del ladrón; y si se entabla un enfrentamiento con el ladrón, entregue el bolso: lo primero es su integridad física.
    • Si el atacante va armado, utilice el bolso como protección, y no pierda de vista el arma. Intente adivinar sus intenciones, pero NUNCA le plante cara. Intente recordar pecto físico de su agresor (rasgos, cicatrices, tatuajes, etc…)
    • Trate de mantener la calma. Con ello aumentarán sus posibilidades de escapar con rapidez.